viernes, 6 de enero de 2017

VIA DE LA PLATA

Ya desde la antigüedad más remota existía una ruta que, utilizando un corredor natural  que articulaba el occidente de la Península Ibérica, permitía comerciar al pueblo tartesio con el norte de la meseta en el siglo VII a. de C. Fue esta ruta la que utilizaron las tropas romanas para avanzar hacia el norte.
En época del emperador Augusto y sobre todo  durante los reinados de los emperadores Trajano y Adriano, ya se configura como una calzada romana que en sus inicios unía Emerita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga), y que continuaba por la  “XXIII, Iter ab Ostio Fluminis Anae Emeritam Usque” hasta Sevilla por el sur, y hasta Gijón por el norte a través de La Vía Carisa, calzada romana impulsada por el general Publio Carisio, cuyo objeto era unir los asentamientos militares de tierras leonesas con el mar Cantábrico. La primitiva calzada, y sus prolongaciones naturales crearon una gran ruta de comunicación que unía la cornisa cantábrica con las tierras del Sur de Hispania.
Por ella circularon mercancías, tropas, comerciantes y viajeros, en un continuo tránsito que favoreció la difusión de la cultura romana, su lengua y modos de vida, a la vez que facilitaba el control del territorio que necesitaba la administración del Imperio Romano.
Esta ruta se siguió usando a lo largo de los siglos, tanto por árabes como por cristianos durante la Edad Media, para continuar después desempeñando un importante papel en la red de comunicaciones de la Península Ibérica. La riqueza del pasado histórico de la Ruta de la Plata, cuyo nombre deriva del árabe balat, "camino empedrado", se pone de manifiesto en los innumerables vestigios que jalonan su recorrido, que ofrece uno de los conjuntos más interesantes de nuestro Patrimonio histórico.
Fuente: rutadelaplata.com

10 comentarios:

  1. Uyy qué bonito el mps, la explicación detallada y ya con el video... insuperable!!
    Saludos,
    Charo.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda información al igual que el vídeo. No conocía este arco "a cuatro lados" que parece ser el cruce de dos vías principales. Yo creo que es único ¿no? me voy ahora mismo a buscar más información.

    Precioso el marcapáginas troquelado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy pocos los arcos romanos de este estilo, pero único creo que no y ciertamente, son muy originales.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Esta ruta es la que harás cuando vengas a Santiago ¿ No habías dicho algo así? Lo habré soñado.
    Estupenda y hermosa entrada...Buen regalo de Reyes para los que visitamos tu blog.
    Gracias.

    Un abrazo



    Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que lo habrás soñado, aunque por falta de ganas no sería, pero lo veo francamente difícil.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ayyyyy, Manuel!!! No sé que me pasa que se me olvida mirar este blog, con las cosas tan maravillosas que expones.... Ya tengo el poss-it puesto en una esquinita del ordenador para subsanar este lapsus... Así que ahora acabo de hacer un repaso general por él, y reitero lo dicho....una ma-ra-vi-lla!!!!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y se te gusta mseguirlo, es la mejor manera de hacerlo.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Que bonita es la historia y que interesante.. Que tengas un feliz 2017 repleto de aventuras u buenas sorpresas.. Un saludito..

    ResponderEliminar
  6. Eso de los deseos de aventuras, me encanta; así que muchas gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar